El ruidoso

  • Cada participante deberá llevar los ojos vendados.
  • Se delimita una zona de juego.
  • Todos los participantes con los ojos vendados menos uno, el «ruidoso«, que se desplaza de forma trabajosa (a cuatro patas, en cuclillas, botando…) y haciendo distintos ruidos cada pocos segundos, al que intentan dar caza los demás.
  • El que lo consiga pasa a ser el nuevo ruidoso.