Juegos educativos

Aquí encontrarás juegos que aún siendo divertidos, tienen una finalidad educativa.

Pasar el tesoro

  • Se crean dos equipos y en el terreno de juego se marca una portería.
  • Uno de los miembros del equipo atacante tendrá el tesoro y tendrá que hacerlo pasar al otro lado de las líneas enemigas. El tesoro será un objeto pequeño que el portador pueda llevar escondido.
  • El equipo defensor no sabrá quien tiene el tesoro.
  • El equipo defensor podrá eliminar atacantes con solo tocarlos. Al ser eliminado el atacante se quedará quieto donde lo eliminaron.
  • Se trata de que el equipo atacante haga una estrategia para conseguir que el tesoro llegue a su destino.
  • Como variantes se pueden poner más de un tesoro, o poner algunas normas, como prohibir que el equipo atacante hable.

¿Dónde se esconden?

  • Un responsable elaborará una lista de vocablos que tengan entre ocho y doce letras.
  • Dice la primera de ellas, por ejemplo: “Mestizaje”, y la define. Desde ese momento, los niños, pertrechados de papel y bolígrafos, tendrán que escribir todas las palabras que se le ocurran con las letras de mestizaje: mesta, jeta, tiza, as…
  • Tres minutos más tarde cada participante lee su lista, se desprecian las palabras que se hayan repetido, aunque solamente sea en dos listas, y se da un punto por cada palabra única.

Pedro llama a Pablo

El objetivo de esta dinámica es lograr que los miembros de una reunión graben los nombres de sus compañeros y logren, memorizar rostros y actitudes divertidas de los participantes.

  • Se forma un círculo con los participantes, todos ellos sentados.
  • El jugador que está a la cabeza comienza diciendo su nombre y llamando a otro jugador, ejemplo: “Pedro llama a María”, María responde “Maria llama a Juan”, Juan dice “Juan llama a Pablo”, etc.
  • El que no responda rápido a su nombre paga penitencia que puede ser: contar un chiste, bailar con la escoba, cantar.